De donde yo vengo.

De donde yo vengo hay aromas que curan heridas y no hacen falta éxitos ni mentiras para saber que todo nace y vive en las manos.
De donde yo vengo la luna es la única envidiada porque guarda noche y día el latir del corazón humano.
Y cuanto más camino, pienso:
“Más me voy alejando”.
De donde yo vengo no hay mejor doctor que la luz del día ni mejor medicina que una tarde al sol con hermanos.
De donde yo voy saliendo los árboles pintan rojas las alfombras para darle fiesta a los pájaros
y las penas duermen solas porque todo son abrazos.
Y cuanto más camino, pienso:
“Más me voy alejando”.
Y yo supongo que será la anochecida la que hace que uno cante arriba como buscándole sentido al salto y debe ser miedo, y así lo canto, que ni echándome esta manta encima logro calmar el frío del campo.
mate
Dime, alma mía, ¿cuándo dejé de creer en ti?
Llegó la noche del alma con su luz de luna inquieta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mi carrito
Cerca Lista de deseos
Cerca visto recientemente
Comparar productos (0 Productos)
Comparar producto
Comparar producto
Comparar producto
Comparar producto
Categorías
× ¿Cómo puedo ayudarte?