Bebe, hija de mi alma.

Mamá tiene un radar,

un hogar en las mejillas,

besos que asoman de puntillas

de entre la noche cerrada.

Expuesto, su cuerpo se ofrece

y brota de su pecho un lazo

miel de madre en puro abrazo

que alimenta tu alma entera.

Yo la observo y me detengo

mientras escucho su canto:

“Bebe, hija de mi alma,

florecita de mi vientre,

mientras mi voz te acaricia

y tus párpados se duermen.

Bebe, hija de mi alma;

Toma, de mi centro, todo.

Darte vida me enriquece,

darte me llena de todo.

Bebe, hija de mi alma,

siente este calor hundido.

Cuando los cuerpos se mecen

y nuestro abrazo es un río.”

 

___

 

Extraído del disco libro  “En el corazón de la Hembra Maga”.

Más info en www.mundoaladuria.com

No es tu culpa sentir que la maternidad no es lo que esperabas.
Al llegar al casa el Padre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mi carrito
Cerca Lista de deseos
Cerca visto recientemente
Comparar productos (0 Productos)
Comparar producto
Comparar producto
Comparar producto
Comparar producto
Categorías
× ¿Cómo puedo ayudarte?