El Hombre Varado (I)

Al terminar el día todos tenemos una duda dentro del alma.
Dentro de ella uno sabe qué le sobra y qué le falta.

Sabe perfectamente cuáles son los cabos sueltos,
quiénes los culpables y quiénes los aliados.

Y lo sabe con milimétrica mesura,
Como el hombre anciano conoce las particularidades de la acera por la que su fragilidad pasea a diario.

Sabe con acierto cuál es la orilla en la que sus miedos están varados, conoce con exquisita pulcrosidad los atajos que le pueden llevar a ser algo más que “un hombre calculando lo que le falta para dejar de estar varado”.

Y lo sabe, con milimétrica mesura.
El hombre que con nudos siempre le pregunta lo mismo a la noche: Lo sabe.

Mas, como siempre, el problema nunca fue el no saber o el saber, el comprender o entender.

El problema, se dijo el hombre varado,

Estuvo siempre en aprender a elegir.

 


__

¡Ah! ¿Eres Músico? ¿Y de qué trabajas? (Parte 1)
Salir más al parque

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mi carrito
Cerca Lista de deseos
Cerca visto recientemente
Comparar productos (0 Productos)
Comparar producto
Comparar producto
Comparar producto
Comparar producto
Categorías
× ¿Cómo puedo ayudarte?