Papá ¿Quieres ser mi mejor amigo?

¿Quieres ser mi mejor amigo? Me pregunta Gael a cada rato.

– Claro tesoro. Por hoy y para siempre-

En sus lazos oculares se denota cierta ternura triste. Una demanda de abisálica necesidad que mis brazos logran ver y súbito se deslizan sobre su cuerpo hasta agarrarle fuerte.

Hay frases que nuestros hijos dicen que a veces nos atraviesan.

Y si nos damos el tiempo y la humildad precisa para que esa frase permeabilice, entonces podremos asistir al encuentro poético entre adulto e infante. Entre Padre e hijo.

Ver la necesidad que invocan sus palabras.

Mi hijo me pide amistad.

A mí también me gustaría pedírsela a mucha gente.

Es más. La pido a cada rato.

La pido porque mi soledad tiene colmillos.
La pido porque no sé comprender el mapa del mundo usando sólo mi mirada.
La pido porque es demasiado el peso de sostenerme a mi mismo y al mundo que decido cargar.
La pido porque necesito que por unos instantes se complete el puzzle de mi mente.

Pero quizás no la pido de la forma tan brillante y clara como la hace él.

Quizás soy más esquivo.

Quizás pido amistad escribiendo en redes.

Quizás la pido mandando un meme de WhatsApp.

Quizás la pido y cuando la encuentro hago como que no me importa.

No sé.

La infancia es incómoda porque nos debate los cimientos. Ahí radica su sabiduría.

Su pregunta me abrió una herida.

Sus ojos tiernos me piden sostén.

Me pide ser su mejor amigo, y entre abrazos y risas le abrigo y le digo que sí, para siempre y por siempre.

Jugamos a los coches, buscamos madrigueras de conejos, le subo en mis hombros, cenamos juntos, le leo el cuento de “El lobo el calzoncillos”. Y se duerme.

Pero cuando se duerme se me destapa la herida.

Y se me queda grabada su frase ¿Quieres ser mi mejor amigo?

¿Qué necesitas, hijo mío? ¿Qué no estás recibiendo?

Y me quedo en silencio por un instante sabiendo perfectamente lo que debo hacer:

Mañana por la mañana cuando se despierte le dejaré el salón lleno de sus coches, la rampa y el garaje y también su nuevo camión de Triceratops.

La amistad es sentir que le importas mucho a alguien.

Es sentir que alguien te mira y te rescata cuando te sientes invisible.

Papá, ¿tú sabes coser heridas de corazón?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mi carrito
Cerca Lista de deseos
Cerca visto recientemente
Comparar productos (0 Productos)
Comparar producto
Comparar producto
Comparar producto
Comparar producto
Categorías
× ¿Cómo puedo ayudarte?