Necesitamos tener la ilusión de control sobre algo.

Ya sean personas, tiempo, procesos.

No aterra darnos cuenta de que “nada está bajo nuestro control”.

Esto no lleva a polarizarnos en opiniones, a no sentirnos capaces de “llevar las riendas” de lo que pasa y pasará.

El grupo, el contacto con los demás como “jugo social” siempre ayudó a “destilar” muchos “conflictos” psicológicos.

De alguna manera hemos sido despojados de nuestra identidad.

SEGUIR LEYENDO ➞

En la escuela, las preguntas siempre van dirigidas a que el niño responda y eso le impide ser capaz de jugar con sus bosquejos internos; eso hace imposible que su esencia salga a explorar y a bailar. A nuestra esencia no le interesan los caminos rectos, no le interesa la prisa del otro ni el deseo de cerrar una puerta. Nuestra esencia siente que, cuando cierra una puerta, una parte de ella muere. No le interesa sentenciar ni atar; le interesar dar vueltas, mezclarse, jugar, besar, palpar, recorrer y ser libre. Nuestra esencia quiere poder desligarse de lo antiguo y transitar hacia una nueva forma.

SEGUIR LEYENDO ➞
Mi carrito
Cerca Lista de deseos
Cerca visto recientemente
Comparar productos (0 Productos)
Comparar producto
Comparar producto
Comparar producto
Comparar producto
Categorías
× ¿Cómo puedo ayudarte?